Familia

El bebé ya está en casa. ¡Qué estrés!

By 21 julio, 2020agosto 8th, 2020No Comments
bebes estres

¡Qué ilusión! Vuestro precioso bebé ya ha llegado. Estáis en casa todos juntos y no podéis dejar de mirarle todo el rato. Es un momento precioso… y muy muy estresante.

En 2017, se realizó el VII estudio Cinfa Salud sobre el estrés en España. Los resultados indicaron que alrededor de 12 millones de personas se sienten estresadas en nuestro país. Y, ¿sabéis cuáles eran las causas más frecuentes de estrés?: tener exceso de actividades, sufrir problemas de cansancio y de sueño, y tener poco tiempo para uno mismo. Os suena?
Sí, es exactamente lo que os pasa vosotros.

Cuando hablamos de estrés, hay 2 factores importantes que van a determinar la gravedad del mismo:

  1. Tener la percepción de que podemos influir sobre el ambiente que nos rodea, sobre la causa de nuestro estrés.
  2. Saber que el estrés tiene fecha de caducidad. Saber que, aunque sea intenso, va a acabar en un momento u otro.

Como estáis viendo, estos dos factores tampoco están a vuestro favor.

Tener un bebé es una experiencia maravillosa. Muchas personas luchan durante meses o años para conseguirlo, y cuando lo consiguen, su vida se enriquece de forma abrumadora.

Pero no todo es un camino de rosas.

Especialmente durante los primeros meses (e incluso el primer año), toda la atención de los padres y madres se centra en el bebé. Esto hace que el número de actividades que tienen que llevar a cabo se multiplique, más que nada porque no puedes dejar de hacer las cosas que ya hacías. Tienes que seguir limpiando la casa, yendo al supermercado, trabajando, cuidando de los demás hijos (si los tienes) o de otras personas de tu alrededor.

Pero, además, los padres y madres recientes hacen todas estas cosas sin dormir, con todo lo que esto conlleva: cansancio, irritabilidad, falta de concentración…

Y, si es el primer hijo, tienes que enfrentarte a la falta de conocimientos y a la inseguridad de saber si lo estás haciendo bien.

Todo esto es demasiado para cualquiera.

Pero, ¡tranquil@s! Voy a daros algunas buenas noticias.

¿Qué podemos hacer para manejar el estrés?

bebes estrePara empezar, tened en cuenta dos cosas:

  • Esto no dura para siempre. De verdad, sé que ahora es muy estresante pero, poco a poco, vais a ir notando que empezáis a manejar mejor la situación y, sobre todo, que el bebé está más tranquilo y es algo más predecible. Cada día que pasa tenéis más práctica y más conocimientos, lo que os ayudará a poder enfrentar cualquier situación que aparezca con más tranquilidad.
  • Cuanto más flexibles seáis, mejor. Uno de los mayores enemigos de los padres y madres recientes es el exceso de control. Cuando tienes un bebé vas con una idea medianamente clara de lo que quieres hacer: cómo quieres que sea la alimentación, el sueño, la educación, la ropa que quieres ponerle o cómo quieres que se relacione. Pero las ideas que tenemos no siempre encajan con la realidad que vivimos. Por eso, ser capaces de adaptarnos a las situaciones que surjan, y cambiar los planes iniciales que teníais (si es necesario) va a ayudaros mucho con el estrés. Cuanto más control intentéis ejercer, más difícil será. Recordad que podéis cambiar de táctica y de opinión cuantas veces queráis.

Dicho esto, no olvidéis los factores básicos del manejo del estrés. Sé que los conocéis, pero os los recuerdo, porque estoy casi segura de que no los estáis llevando a la práctica.

1. Intentad dormir todo lo posible.

Sí, ya lo sé. Es muy difícil. Por eso tenéis que aprovechar cualquier hueco que tengáis. Cuando el bebé duerma, dormid vosotros también.

2. Alimentaros bien.

No os saltéis las comidas, e intentad que vuestra alimentación sea lo más saludable posible. Cuando tenemos poco tiempo, tendemos a comer cualquier cosa, rápido y mal. La alimentación es muy importante para mantener vuestro estado de salud, así que intentad no descuidarla demasiado.

3. Tomaros tiempo para vosotros mism@s.

Ya no podéis ir al gimnasio ni estar dos horas viendo una película tranquilos. Pues tendréis que coger menos tiempo. Daros duchas largas, salir a pasear (aunque sean 15 minutos) y ver series de media hora, en lugar de ir al cine. Dedicaos algo de tiempo para estar solos y tranquilos, aunque sea muy poco.

4. Reorganizar vuestras actividades y tareas.

Durante un tiempo, vuestra casa no se parecerá a las de las revistas. Habrá juguetes tirados por el suelo, platos en el fregadero y alguna que otra pelusa en el suelo. No pasa nada. Si intentáis seguir haciendo el mismo número de tareas que antes, vuestro estrés se disparará como un cohete. Ahora mismo, es más importante descansar que tener la casa perfecta.

5. Delegad aquello que no podáis hacer.

Estoy segura de que tenéis a alguien a vuestro alrededor que pueda ayudaros. Familiares, amigos… quien sea. Pedidles ayuda. Dejarles que se encarguen de aquello que no podáis hacer. Desde quedarse con el bebé para que podáis ir al supermercado tranquil@s, hasta traeros algún que otro tupper de comida casera. Están deseando ayudaros, ¡dejadles!

El primer año de vida de vuestro bebé va a ser complicado. Pero os iréis dando cuenta de que, cuanto más tiempo pasa, más fácil os resulta todo. No hay ni punto de comparación entre el primer mes y el octavo. Vosotros estaréis cada vez más tranquil@s y más desenvuelt@s y vuestro bebé irá creando rutinas de alimentación y de sueño que os ayudarán a minimizar el estrés.

Mientras llega el momento de estar algo más relajad@s, intentad centraros en la parte positiva de toda esta situación. Tenéis un bebé precios@. Y, cuando os sonríe, se os olvida que no habéis dormido. ¡Disfrutadlo!